El sensor del Boeing Max que se estreyó fue fabricado en Minnesota

235

l sensor de “ángulo de ataque” en el accidente de Lion Air en octubre de 2018 que mató a 189 personas se fabricó en Minnesota. Eso es según el reporte de Washington Post, que explica que el sensor está diseñado para medir la cantidad de elevación que generan las alas del avión y avisar a los pilotos si no es suficiente, lo que desencadena una maniobra automatizada para ajustar el vuelo de la nave.

El avión de Lion Air estaba equipado con un “sensor de ángulo de ataque” fabricado por Rosemount Aerospace, con sede en Minnesota (propiedad de la empresa matriz United Technologies), según reporte de Washington Post. Según el medio Seattle Times, ese sensor falló repetidamente en el camino hacia ese choque, lo que provocó que un sistema de control de vuelo computarizado conocido como MCAS derribara la nariz del avión cada vez. El sensor está siendo analizado aún más a raíz del accidente de este mes en Ethiopian Airlines, en el que murieron 157 personas.

Si bien aún no se conoce la causa de ese accidente, y el fabricante del sensor no se ha revelado, se ha demostrado que comparte un número alarmante de similitudes con el accidente de Lion Air.