La Duquesa de Sussex viaja a NY para festejar su baby shower.

La duquesa de Sussex está en el último trimestre del embarazo y le quedan pocas semanas para dar a luz, pero todavía se encuentra lo suficientemente bien como para tomar un avión y regresar a su país natal. El verdadero motivo del regreso de Meghan “a casa” es la baby shower que le han preparado sus amigas, y de la que ella no sabría nada en principio.

El baby-shower tuvo lugar en The Mark Hotel, el establecimiento de cinco estrellas situado en el Upper East Side donde se aloja estos días la duquesa. Hasta allí llegaron sus amigos portando regalos para el bebé. Acudieron unas 15 amigas de Meghan, entre las que estarían Benita Litt, cuyas hijas Rylan y Remi estuvieron en la boda de la Duquesa, y la productora de televisión Lindsay Roth, Abigail Spencer y Sarah Rafferty, estrellas de la serie en la que Meghan participaba, Suits, y Prynaka Chopra, Amal Clooney y Serena Williams fueron unas de las invitadas para el festejo. A pesar de todo, la agenda de Meghan Markle no tiene un descanso y, en cuanto regreso a Inglaterra, le espera otro viaje, esta vez con su esposo, a Marruecos, del 23 al 25 de febrero.