Prepárese para el invierno, inspeccione sus alarmas de monóxido de carbono para evitar enfermedades o muerte.

Autoridades de Minneapolis están advirtiendo sobre el drástico número de casos que se han estado recibiendo en las salas de emergencia debido a la inhalación accidental de carbón monóxido. 

El periodo más peligroso comienza ahora cuando debido a la temperatura las personas tienden a prender los calentones.

El número de emergencias se ha duplicado en los últimos meses según el departamento de salud de Minnesota.

El supervisor del departamento de Salud, Dan Tranter comentó: “al mismo tiempo que la comunidad está cambiando su horario y preparando sus casas para invierno se sugiere que las alarmas de monóxido de carbono sean inspeccionadas y listas para trabajar” es en esta época que comienzan los aumentos de envenenamiento por carbono.

Las muertes y enfermedades por monóxido de carbono pueden prevenirse con tan solo asegurarse que las alarmas están en funcionamiento, que el calentón tiene un piloto funcionando y la ley requiere que las alarmas estén trabajando en todas las residencias cada 10 pies.

Las autoridades alertan además que no se deben dejar carros prendidos en áreas pequeñas sin ventilación como los garajes.

Los síntomas de exposición al gas incluyen: dolores de cabeza, mareos, confusión y no poder respirar. Tomar aire fresco y llamar al 911 si las alarmas suenan es lo que se debe hacer para evitar complicaciones.