El tiempo se acaba para Sears, advierte su CEO

Eddie Lampert, que controla la mayoría de las acciones de la compañía a través de su fondo de cobertura, le dijo a la junta el lunes que debe abordar “importantes restricciones a corto plazo” en su posición de efectivo.

Citó que hay $134 millones en pagos de deuda que se tiene que pagar hasta el 15 de octubre.

Lampert ha propuesto que Sears venda su marca de electrodomésticos Kenmore, así como propiedades inmobiliarias, para pagar lo que debe. En la carta, que también fue presentada a los reguladores, dijo que el progreso debe hacerse “sin demora”.

Lampert no usó la palabra “quiebra”, pero planteó la posibilidad de que los acreedores puedan ser eliminados, un proceso que a menudo se lleva a cabo en la corte de bancarrota, sin una acción inmediata.

También dijo que era beneficioso para las partes interesadas “lograr esto como una empresa en marcha”, un lenguaje que sugería que la empresa podría verse obligada a dejar el negocio.

La compañía emitió un comunicado diciendo que está siguiendo el plan descrito en la propuesta de Lampert, con el asesoramiento de asesores legales y financieros. Pero dijo que no podía hacer ninguna garantía.

La deuda de Sears ya tiene la calificación crediticia más baja posible de Standard & Poor’s, lo que sugiere que podría no pagar la deuda en los próximos seis meses.

“No sé si llegaríamos a decir que hay una fecha límite”, dijo Robert Schulz, analista jefe de crédito minorista de S & P. “Pero parece que intenta avanzar en un plan más acelerado”.