Falsos mitos sobre la deshidratación

La deshidratación es uno de los problemas que más afecta a la piel. No importa la época del año o el tipo de piel que tengas, son muchos los factores externos que pueden dañar su estado. Sin embargo, existen innumerables mitos sobre sus síntomas y sus cuidados que lo único que hacen es empeorar la situación. Por eso, vamos a desmentir todas las falsas creencias que giran en torno a este problema cutáneo para que, por fin, escojas el mejor tratamiento.

1. Una piel deshidratada es lo mismo que una piel seca

Mucha gente suele confundir “deshidratación” con “sequedad”, aunque sean dos términos distintos. Los expertos sostienen que el 80% de la población cree tener la piel seca cuando, en realidad, la tiene deshidratada. ¿Pero cuál es la diferencia entre ellas? La deshidratación se trata de una condición temporal en la que la piel ha perdido sus niveles de agua, mientras que una piel seca es aquella que produce pocos lípidos y está determinada por la genética.

Si en tu caso tienes la piel seca, es muy importante que uses un producto que le aporte el grado de humedad necesaria, como Life Plankton Sensitive Emulsion, una emulsión destinada para pieles sensibles. Su microorganismo natural Life Plankton™ contribuye a fortalecer la barrera natural que forma la epidermis. Con el tiempo, la piel se vuelve menos reactiva, recupera su uniformidad y su brillo natural.

En el caso de las pieles deshidratadas, el tratamiento es más sencillo y corto. Hazte con una buena crema hidratante y olvídate de los jabones convencionales. Verás como en poco tiempo tu piel mejorará notablemente.

2. Las pieles grasas no hay que hidratarlas…

… Aunque también estén deshidratadas. La gente suele pensar que el exceso de grasa en la piel mantiene hidratado el cutis y aplicar crema todos los días puede empeorar la condición de su piel. ¡ERROR! La piel grasa, como cualquier otro tipo de piel, puede deshidratarse y, de hecho, éste es uno de los principales problemas que presenta. Y es que la carencia de humedad en la epidermis produce una mayor cantidad de grasa con el fin de sustituirla. Aunque la grasa es necesaria para crear la barrera protectora de la piel, su exceso es contraproducente pues obstruye los poros e impide que la humedad que necesita penetre en las capas más profundas. Esto lleva a la deshidratación de la piel.

Para las pieles grasas, lo mejor es usar una crema con base acuosa que hidrate y frene el exceso de sebo. La crema hidratante Aquasource Gel, por ejemplo, tiene una textura en gel compuesta por las algas Life Plankton y Manosa que proporciona 48 horas de hidratación continua.

Hidratación en las pieles grasas

3. Las hidratantes densas son mejor para la piel deshidratada

Aunque la creencia popular afirma que los nutrientes de las cremas hidratantes más densas actúan mejor en las pieles deshidratadas, lo cierto es que, en muchos casos, no son el método más eficaz. Para las pieles propensas al acné, los expertos recomiendan utilizar geles hidratantes libres de aceites para que no obstruyan los poros. En el caso de las pieles secas, sí es más conveniente utilizar productos con una fórmula más densa.

4. Si tienes acné no puedes utilizar crema hidratante

La base de todo tratamiento de belleza es la hidratación. Por lo tanto, si dejas de hidratar tu rostro porque tienes granitos, lo único que vas a conseguir es que no se regenere como debe y aumentar así el riesgo de que esos granos dejen cicatriz.

En vez de prescindir de las cremas hidratantes, las personas con acné deberían usar un tratamiento específico que limpie sus poros. Skin Best Wonder Mud es una mascarilla que no reseca la piel y actúa sobre las impurezas y el exceso de grasa eliminándola de los poros obstruidos, haciendo que la piel vuelva a respirar. Enriquecida con astaxantina, un potente antioxidante, esta mascarilla facial acaba con el aspecto apagado de la piel y absorbe las impurezas para dejarla más sana, brillante y uniforme.

Tratamientos específicos para pieles grasas

5. La piel deshidratada se trata solo con agua

Está claro que el agua es el mejor remedio para la deshidratación. Pero no tiene que ser, necesariamente, el único tratamiento a este problema. De hecho, los expertos aseguran que el agua no le devuelve el aspecto sano y luminoso del rostro,ni ayuda a que desaparezca el acné u otros síntomas de la deshidratación. Por eso, el hábito de beber agua con regularidad, lo debes acompañar con una buena rutina de belleza para obtener los mejores resultados en tu piel.