3 ejercicios que te ayudarán a tener abdomen plano después de los 40

En cuanto a tu físico, es probable que lucir un abdomen plano sea tu primordial objetivo. ¿Te has fijado en que para realizar todos los movimientos corporales cotidianos utilizas el área del abdomen?

No importa cuál sea el movimiento, la fuerza viene mayormente de esa área, por lo que mantenerlo fortalecido ayudará a que, junto con otros grupos musculares, le otorgues a tu cuerpo la oportunidad de realizar una amplia gama de movimientos más eficaces.

Luego de los 40, el reto de tener un abdomen plano es mayor por la desaceleración del metabolismo. Resulta más fácil aumentar de peso que perderlo. “Es difícil por causa del metabolismo, pues este se hace más lento con la edad. La acumulación de grasas y azúcares fluctúan más en el organismo si no se realizan actividades físicas y si nuestra nutrición no es la adecuada”, explica Yogi Rodríguez, quien es entrenador físico.

De acuerdo con el también triatleta, son varios los beneficios de entrenar para tener un abdomen plano: aumenta la fuerza del torso, mejora el equilibrio, ayuda a mantener una postura correcta, marca el abdomen, reduce el dolor de espalda e incrementa la flexibilidad de tus músculos.

Rutina: 3 a 4 días a la semana

Puedes combinarla con ejercicios cardiovasculares, tales como: correr, correr bicicleta o nadar.

Realiza 3 series de 20 repeticiones en cada ejercicio

Crunch abdominal

Coloca un tapete en el suelo y acuéstate boca arriba. Flexiona las piernas y trata de mantener los pies y la espalda apoyados sobre el suelo. Sitúa las manos debajo de la nuca permitiendo que los codos puedan abrirse.
Desde esta posición, empieza el movimiento flexionando el tronco, elevando ligeramente la cabeza y los hombres del suelo (como si intentaras acercar las costillas a la cadera). Notarás una presión en el área del abdomen si estás realizando correctamente el movimiento.

Plancha o plank

Ejercicio isométrico que utiliza tu propio peso para tensar los músculos y mantenerlos en posición estacionaria. Manten tu cuerpo rígido como tabla y logra un trabajo focalizado en hombros, brazos y, por supuesto, abdomen.
Aprieta fuertemente el abdomen y respira con tranquilidad. Por tres series, mantén la posición por 30 segundos e incrementa el tiempo conforme adquieres condición.

Climber o escalador 

Apoya las manos en el suelo a la altura de los hombros, manteniendo los brazos extendidos. Lleva una rodilla hacia tu pecho, manteniendo la otra rodilla extendida.
Con un movimiento rápido, alterna la posición de las piernas, extendiendo y flexionando una cada vez. Recuerda mantener la espalda recta durante todo el ejercicio.