5 tips para comprar auto partes usadas

Una de las cosas que más nos pueden preocupar cuando nuestro auto tiene algún desperfecto es conseguir las mejores autopartes posibles para arreglarlo y si es por un bajo costo, mucho mejor.

toma en cuenta que existen autopartes que en realidad son bastante baratas en cuanto a su fabricación, pero se venden demasiado caras porque no tienen demanda, o bien, por la falta de conocimiento del cliente.

Por esta y muchas razones más, hoy te daremos cinco tips básicos para adquirir autopartes usadas o nuevas, de manera confiable.

1- Investiga

Tienes que tomar una libreta y anotar este sitio: Car-Part.com, en él hay una gran base de datos de autopartes a nivel mundial y por supuesto, no te olvides de eBay y úsalos de manera combinada, simplemente busca y compara costos tanto de venta como de envío.Toma en cuenta que si pides algo del extranjero podría tardar semanas en llegara  ti.

2- Verifica y verifica de nuevo

Steve Lang, experto en autopartes dice a Road & Track que hay que asegurarse más de una vez con el distribuidor el número de la parte. Recuerda que existen partes estándar y otras que solo son para un cierto modelo, sobre todo cuando hablamos de partes electrónicas.

3- Sé coherente

Si negocias en un deshuesadero, o cementerio de autos, no pretendas negociar basado en cosas incomparables. Lang dice, y dice bien, que no podrás comparar el precio de un motor con 20 mil millas con uno con 200 mil. Recuerda que el tipo con el que negocias tiene la misma información que tú o quizá mucha más.

4- Aprende a comprar

Es muy sencillo creer que ya tenemos lo que necesitamos y al final, esto no nos sirva y con ello perdamos dinero. Por ello debes estar seguro que quien te vende te ofrezca garantía o bien, se comprometa a devolverte tu dinero si la parte no funciona bien.

5- Hazlo personal

No nos referimos a tomarte a pecho las cosas, sino a que debes considerar ir tú mismo a los lugares, sobre todo si lo que buscas es una parte extraña, de esas que difícilmente verás en los catálogos. No tengas miedo de ir a los famoso deshuesaderos (junkyards) y buscar por ti mismo. Incluso, considera la idea de comprar autos por partes. No tienes mucho más que dinero por perder.