Jugador croata se mete en problemas con la FIFA por un grito

El defensa croata Domagoj Vida negó hoy que el polémico vídeo en el que grita “¡Gloria a Ucrania!” fuera una declaración política después de que el Comité de Disciplina de la FIFA le enviara una advertencia de sanción.

“Lamento que algunos representantes de los medios de comunicación interpretaran nuestro mensaje de esa forma. No fue un mensaje político“, dijo Vida en un comunicado emitido por la federación croata.

Vida, que militó en el Dinamo Kiev (2013-17), explicó que el mensaje que fue colgado en Facebookpor un periodista ucraniano, era “simplemente una expresión de agradecimiento por el apoyo por parte de Ucrania donde yo y (Ognjen) Vukojevic jugamos muchos años”.

“No queríamos insultar a nadie. Estoy feliz de hablar en ruso. Me gusta la hospitalidad rusa en el Mundial y espero que este mensaje sea entendido sólo como un agradecimiento a nuestros amigos de Ucrania por su respaldo, no en el partido contra Rusia, sino durante todo el torneo”, apuntó.

La Federación Croata de Fútbol también emitió un comunicado en el que explicó que dicho vídeo era una respuesta al masivo apoyo recibido por parte de los aficionados ucranianos.

Al mismo tiempo, recomendó a los jugadores y a otros representantes del fútbol croata que se abstengan de declaraciones que pueden ser malinterpretadas y se mostró terminantemente en contra de la injerencia de la política en el deporte.

Por su parte, el exseleccionador croata, Igor Stimac, calificó de “tontería como el penalti de Smólov” las declaraciones de los jugadores croatas.

La FIFA confirmó  que “el Comité Disciplinario de la FIFA ha enviado una advertencia al jugador Domagoj Vida debido a su declaración en vídeo después del partido de la Copa Mundial de la FIFA 2018 entre Rusia y Croacia“.

Además del “¡Gloria a Ucrania!”, Vukojevic dice en el vídeo: “Esta victoria va por el Dinamo y por Ucrania. ¡Adelante Croacia!”.

El vídeo, que apenas dura diez segundos, causó un gran revuelo en Rusia, ya que el lema “Gloria a Ucrania” es habitualmente utilizado por los ultranacionalistas ucranianos que se oponen, entre otras cosas, a la anexión rusa de la península de Crimea.