Yamaha introduce nueva línea de bicicletas con asistencia eléctrica

Cuando se habla de Yamaha, por lo general viene a la cabeza una motocicleta, sin embargo, la empresa japonesa abarca una gran cantidad de productos, desde instrumentos musicales, hasta bicicletas eléctricas.

La idea de estas bicicletas llama la atención pues busca llegar a una gran audiencia con la posibilidad de transformarse en un medio de transporte alternativo, incluso, para quienes ya poseen una motocicleta en la cochera.

La colección lanzada consiste en cuatro bicicletas de pedales tradicionales con asistencia eléctrica, que se brinda con un motor de 250 watts nominales que legan a 500 de poder máximo y un torque de 52 libras por pie, algo muy similar a una KTM 690 Duke.

Existe una versión de montaña más delgada con la posibilidad de generar un torque extra en subidas difíciles.

Las bicicletas tienen un botón de cuatro niveles de asistencia: ECO+, ECO, Standard y High, más un plus (Extra Power).

Lo interesante es que aunque tienes el motor eléctrico, serán tus piernas los que tendrán que esforzarse para que todo el sistema funcione, pues si bien la asistencia está disponible desde que pones el pie en el pedal, estarás solo una vez que llegues a 110 rpm o bien 20 mph.

Una de las cosas más interesantes es el hecho de que el motor provee de una óptima aceleración pero solo cuando tus piernas pedalean entre 70 y 80 rpm, además el apoyo de las velocidades se da gracias a cambios de Shimano.

De hecho, es bastante sencillo llegar a las 20 mph en terrenos planos, en parte por la facilidad del impulso, y también por la ligereza, en esos casos el motor apoyará a mantener un paso constante si se llega a pendientes.

Los datos necesarios se brindan en una pantalla LCD que se carga con vía plug in de 120 voltios como un smartphone, lo mismo que la batería del motor que te pone en movimiento, todo ello gracias a un paquete de batería de lithium-ion.

El rango de carga depende de muchas variables que van desde le peso del ciclista, el terreno, la resistencia del aire y hasta la temperatura, sin embargo, se estima que un paseo de alta demanda de un par de horas cuente con suficiente energía.