‘Tips’ de dermatólogo para tener una piel 10

Cuando se trata de cuidados de piel, quién mejor que los dermatólogos para explicar lo que funciona (y por qué) en la rutina de belleza diaria. Toma nota:
Limpia tu piel adecuadamente. Tener una higiene diaria que dependa de las necesidades de tu dermis es primordial: “Si esta es sensible y está deshidratada, tendrás que tener especial cuidado a la hora de escoger tus cosméticos, así que el agua micelar o una loción limpiadora específica para pieles sensibles son perfectos; además, no tienes que usar jabón ni cepillos faciales y tampoco frotar. Pero si tienes una piel más bien gruesa y con exceso de sebo e impurezas, usa un limpiador específico para pieles grasas, que regulen la producción de sebo sin agredir”, aconseja el Dr. Antonio Ortega, dermatólogo de Clínica Menorca.

No te olvides nunca de la crema hidratante. El 70% de nuestro peso corporal es agua. de hecho, odas las capas de la piel, tienen un alto contenido en agua (60-65% la epidermis, 80% las dermis y 20% la hipodermis), por lo que conservar adecuadamente estas cantidades, es lo que permite que la piel mantenga su elasticidad y su función barrera. “La aplicación de cremas hidratantes y emolientes, tienen una doble función de aportación lipídica y de evitar la pérdida de agua transepidérmica”, advierte la Dra. María Clavo, dermatóloga del la Clínica Bioláser La Moraleja. “El momento más adecuado para aplicar dichas cremas, es siempre después del lavado y con la piel húmeda, ya que en ese momento los poros están más dilatados y la absorción será mayor y la hidratación más duradera”, añade. Y recuerda: “Dos de las sustancias más hidratantes que existen en el mercado, son la urea (mejora la función barrera, el sistema inmune y la elasticidad) y el ácido hialurónico (tensa e hidrata)”.

No salgas de casa sin protección solar. Aplicar SPF todas las mañanas, incluso en invierno y cuando está nublado o llueve, es primordial. “El sol es uno de los principales responsables de las transformaciones del ADN celular. Al protegerte de él, tu piel envejecerá mejor, más lentamente, con menos manchas prematuras y flacidez”, explica Ortega, quien aconseja utilizar un índice de protección de 50 par garantizar un mayor tiempo de exposición sin riesgos.

No te pases con la exfoliación. “A pesar de que no existe un número exacto de exfoliaciones que debamos hacer a la semana, las pieles grasas requieren unas dos veces y las más secas están perfectas con una. Además, tienes que saber que en verano es recomendable reducir la frecuencia para evitar sensibilizar la piel al sol”, aconseja la doctora Clavo.“La exfoliación física o mecánica (realiza abrasión utilizando algún método físico como punta de diamante, láser o partículas esféricas exfoliantes) es el método ideal para personas con piel grasa, ya que las pieles secas y sensibles podrían irritarse y secarse más con esta. La exfoliación química (a base desustancias químicas queratolíticas como ácidos glicólico o salicílico o ‘peeling’ enzimático) es la más apropiada para pieles más sensibles, siempre aplicada bajo supervisión médica”, concluye.

Ten en casa varios tipos de mascarillas. “La piel es un órgano vivo que se encuentra en constante renovación. A lo largo de los días y las estaciones se ve sometida a un conjunto de factores externos (radiación solar, contaminación, tabaco, nutrición, temperatura, estrés y uso de cosméticos) que varían sus condiciones y necesidades”, expone la Dra. Andrea Sánchez Simó, del departamento de Dermatológía y Medicina Estética de la Clínica Tufet. “El frío, por ejemplo, produce una reducción de la secreción de las glándulas sebáceas, donde ayudan las mascarillas de ácido hialurónico. En verano el calor aumenta del número de células inflamatorias, la dilatación de capilares y el daño oxidativo del ADN celular, por lo que hay que usar activos como el aloe vera y el té verde, que poseen acciones calmante y antiinflamatoria. El tabaco, por su parte, ocasiona pérdida de brillo y un cambio de tono; las mascarillas ricas en ácido láctico o glicólico, además de vitamina C, lo contrarrestan”, asegura.