MDX Sport de Acura, una buena razón para tener un hibrido.

12
2018 Acura MDX Sport Hybrid

Por: Roger Rivero
Los autos híbridos nos han acompañado por casi dos décadas, 19 años para ser exactos. A pesar de las incuestionables ventajas de consumo, menos del 2% de los autos vendidos en el 2016 fueron híbridos, y si los precios del carburante no se disparan, esa dinámica posiblemente no cambie a corto plazo.
Aunque el número de sedanes que usa la tecnología cada día es mayor, los fabricantes se han mostrado cautelosos fabricando SUV Crossovers híbridos, quizás porque a cambio de un poco más de eficiencia, se termina con vehículos pesados y de manejo mediocre.

Acura está rompiendo esas normas, con su primer SUV hibrido, el MDX. Este sistema híbrido se desarrolló para el modelo RLX Sport y luego lo modificó para el super-hybrid deportivo NSX. En el MDX Sport Hybrid, hay dos motores eléctricos que impulsan las ruedas traseras, mientras que el V6 de 3.0 litros antes mencionado pone la potencia al frente. Un tercer motor está integrado en la transmisión de doble embrague de siete velocidades y está conectado al eje de transmisión delantero a través de engranajes. En total, el sistema produce un respetable 321 caballos de fuerza y 289 lb / ft de torque, superando a los 290 caballos y 267 lb / ft del motor de gasolina ligeramente más grande en el MDX estándar.
El sistema híbrido puede funcionar independientemente del motor de gasolina, lo que resulta en una vectorización de par que siempre está activada. Junto al sistema de SH-AWD o Super Handling All-Wheel Drive la dinámica de manejo de esta Acura es sorprendente. Este hibrido de tres filas desafía los cálculos que su tamaño proveen, para comportarse bravamente en las carreteras torcidas de montaña.

Complementando las admirables estadísticas de rendimiento de este MDX, está su total falta de “modales” híbridos. El motor de gasolina y los motores eléctricos unen fuerzas tan voluntariamente que la única pista de que algo especial está en marcha es cuando la aguja del tacómetro lo delata. Con un ligero toque en el acelerador, puede deslizarse hasta aproximadamente 40 mph con propulsión eléctrica pura. Tan alto como 55 mph, el motor se apaga durante la desaceleración para ahorrar gasolina, reiniciándose sin problemas. Y durante el frenado, donde la fricción provoca que muchos híbridos resulten desagradables, este Acura no se comporta como otra cosa que no sea un SUV convencional. Mi única queja con el tren de poder es que, incluso colocado en la posición de manejo Sport, la aceleración de primer momento no es alta, incluso cuando la presión sobre el acelerador es excesiva.

El 2018 Acura MDX puede jactarse con razón de que se encuentra entre los crossovers familiares más cómodos y avanzados disponibles en la actualidad. La primera y segundas filas de asientos tienen poseen asientos confortables y el espacio es suficiente. La capacidad de carga no es marginal y puede acomodar a siete personas sin problemas. La tercera fila es adecuada para niños o adultos medianos, lo que puede sorprender a los compradores que consideran este tipo de auto. El acceso a la tercera fila es relativamente libre de drama, y hay dos puertos USB disponibles si se compra uno de los paquetes de mejora llamado Advance.

El MDX híbrido tiene un precio base de alrededor de $ 52,000. Es un precio no muy exorbitante entre los SUV medianos de lujo, lo cual es impresionante, ya que los híbridos suelen ser algunos de los vehículos más caros de todas las clases. Un híbrido MDX completamente equipado costaría alrededor de $ 58,000, que sigue siendo menos de lo que pagaría por muchos de sus competidores con similar nivel de equipamiento.

Además de las mejoras en la aceleración y la capacidad para tomar curvas, la opción también se destaca en términos de eficiencia de combustible. El MDX Sport Hybrid obtuvo una evaluación de 26 mpg en la ciudad por parte de la Agencia de protección del medio ambiente, superando el no híbrido en 7 mpg’. Según los cálculos de la EPA, la diferencia en los costos de combustible para un año de conducción es de $ 350. Eso significa que el híbrido paga por su incremento de precio en 4.3 años de explotación basados en los costos del combustible promedio nacional y en 15,000 millas de manejo anuales.

Lamentablemente no todo son aclamaciones en el MDX. La tecnología del sistema de información y entretenimiento de Acura sigue acopiando críticas, la mayoría bien fundadas a pesar de su actualización. Acura sigue utilizando el sistema de dos pantallas que a muchos disgusta. Personalmente me llevo bien con esta dualidad, sin embargo y solo a modo de ejemplo, ahora que por primera vez hay posibilidad de acoplarse con teléfonos inteligente mediante Apple Car Play y Android Auto, la interface aparece en la pantalla superior que no es táctil. Entrar comandos en Android mediante un dial en el tablero, fue mi principal fuente de frustración durante toda la semana de pruebas.

Aun así, con esta incursión en a la tecnología hibrida Acura entra en el juego para tratar de atraer a familias con más dependencia tecnológica que estén buscando un SUV no solo lujoso, si no capaz y confiable. Este es uno de esos autos en los que la principal pregunta pudiera ser: ¿Y por qué no tener un hibrido?