¿De verdad los zumos verdes desintoxican?

¿De verdad un batido de frutas y verduras puede depurar el cuerpo?

Lo cierto es que existen pocos estudios científicos o presentan resultados poco relevantes, sobre la capacidad de detoxificación de estos planes de alimentación. Sin embargo, no podemos obviar el relato de muchos pacientes que refieren una notable mejoría de su estado de salud, físico y emocional, durante y después de estos programas, algo que podría estar relacionado con la suspensión de alimentos procesados o ricos en grasa y azúcares añadidos.

¿Entonces, cómo podemos limpiarnos por dentro?

El riñón y el hígado, en condiciones normales y ausencia de patologías, ya llevan a cabo estas funciones de manera eficaz en el organismo. El sodio, el potasio, el magnesio y otras sustancias se encuentran dentro de unos rangos concretos en nuestro cuerpo y contamos con rutas celulares que se encargan de mantener lo que se llama homeostasis, es decir su equilibrio.

¿Estos zumos verdes pueden llegar a ser perjudiciales?

Existen diferentes tipos de dietas detox con estas recetas, pero típicamente suelen incluir un periodo de ayuno seguido de una alimentación rica en vegetales, fruta y agua, lo que, realizado sin control médico, y de manera mantenida en el tiempo, puede dar lugar a estados carenciales. En algunos casos podrían estar incluso contraindicadas; por ejemplo, en diabéticos, ya que suelen tener un contenido alto en azúcares.

¿Por qué la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria ha incluido estos preparados entre los 13 riesgos emergentes para la salud?

Porque las dietas milagro nunca son una buena solución a largo plazo. Para conseguir resultados duraderos el mejor arma es mantener una alimentación sana y equilibrada, rica en frutas, vegetales, cereales integrales y proteínas magras.

¿Hay que olvidarse, entonces, de la dietas detox?

En caso de que un paciente quiera realizarla es conveniente que consulte con un especialista que le asesore y prevenga posibles efectos secundarios que puedan surgir a raíz de la restricción calórica o la baja ingesta de proteínas.

Conclusión, si te apetece o te gusta, no te cortes, tritura hojas verdes como si no hubiera un mañana, pero hazlo con responsabilidad, esto es, dentro de una dieta equilibrada, sin saltarte comidas ni prescindir de alimentos (léase, nutrientes) básicos para el cuerpo. Grábatelo: los atajos para llegar al peso ideal nunca funcionan.