Juez podría dictaminar que arresto violento de indocumentado a manos de ICE fue ilegal

El arresto por parte de agentes de ICE a un inmigrante indocumentado esta semana en California y el cual fue capturado en video, podría ser descartado si el juez lo considera ilegal, dijó el abogado que representa al inmigrante.

Alberto Alonso Hernández, un inmigrante indocumentado fue arrestado el pasado martes en su casa de National City por agentes de ICE luego de que los oficiales rompieran una puerta trasera con un escudo de acero e hicieran caso omiso a la exigencia de mostrar una orden judicial para ingresar a la residencia.

Jocelyn, la hija de 11 años del trabajador latino, grabó con su teléfono el momento en que los oficiales ingresaron a la propiedad, mientras ella y su madrastra Brianna, ciudadana de los Estados Unidos, les exigían la orden judicial sin obtener respuesta.

El agente que abre la puerta se escucha y le dice: “Te mostraremos el pedido una vez que hayamos terminado”.

Antes de ingresar a la casa los agentes de ICE se quedaron frente a la vivienda durante tres horas luego que Hernández se negó a salir, luego procedieron a desconectaron la electricidad del hogar.

Partes del incidente también fueron registrados por videos con teléfonos celulares realizados por los vecinos de la familia hispana grabando desde afuera.

El abogado de Hernández, William Baker dijo a NBC San Diego que si el arresto es legal o no depende de la interpretación de varios factores por parte de un juez.

“Por ejemplo, apagaron las luces de la casa, estuvieron afuera durante horas”, dijo. “No se sabe si se anunciaron correctamente antes de entrar y rompieron la puerta. No le dieron a la esposa la orden de arresto aunque ella lo pidió muchas veces. Aparentemente le quitaron el teléfono a la joven y le torcieron los brazos, parecía ser fuerza excesiva” añadió el abogado.

ICE dijo que los agentes en el ataque del martes siguieron los protocolos de entrenamiento de la agencia y dijeron que los agentes tenían una orden de arresto de un juez federal.

Baker dijo que Hernández ahora está bajo custodia criminal con una fianza de $20,000 dólares y que si el juez decide que el arresto no es razonable, puede otorgar una moción para reprimir y el caso desaparecería, concluyó.