¿Qué hay que comer cuando hace calor?

Además del ventilador, de llevar ropa fresca o buscar la sombra, también puedes (y debes) cuidarte desde dentro. ¿Cómo? Alimentándote de manera saludable y haciendo hincapié, en estos meses de calor, en alimentos con dos premisas: que sean muy ricos en líquido (como puede ser la mayor parte de la fruta y la verdura), y que puedan enfriarse (es decir, que sean susceptibles de meterse en el frigorífico o en el congelador).

Así nos lo cuenta la dietista-nutricionista Gabriela Uriarte (@gu_nutricion), que además nos da unas ideas prácticas que cumplen con estos requisitos. Apunta estos cuatro platos y ponte en práctica:

– Frutos rojos congelados. Es tan sencillo como meter al congelador frambuesas, moras o arándanos (por ejemplo), dejarlos enfriar y a las dos horas, tendrás un snackde lo más refrescante y saludable. ¿Se te había ocurrido alguna vez?

– Carpaccio de calabacín. Este vegetal está compuesto por más del 90% de líquido. Pélalo en tiras muy finas, y alíñalo con aceite de oliva extra virgen, sal y pimienta. “Sienta muy bien por estas fechas”, afirma Gabriela.

– Gazpacho. Por algo es uno de los platos del verano: tomate, pepino y pimientos, tres ingredientes con abundante agua. La especialista nos aconseja darle un twistañadiendo remolacha, un ingrediente que le aporta un toque dulce “y camufla el sabor del tomate si no te gusta mucho”, dice la nutricionista.

– Dale vida al agua. ¿Hay algo mejor que una limonada de verano? En una jarra con hielo y agua, vierte el zumo de cuatro limones, coloca hojas de menta (sin pudor), y deja enfriar… ¡Te sabrá a gloria!

– Polos de chía. De base, elige bebida vegetal, leche de vaca o fruta batida, y viértela en un molde de polos. Después, añade semillas de chía, ya que poseen una propiedad muy útil: convierte en una textura más densa todo lo que tocan. Es decir, tu leche o fruta pasará de líquido a gel. Tras unas 12 horas en el congelador, ¡tendrás en tus manos los polos del verano!

La dietista-nutricionista y muy centrada en la vida fitness Stefy Activa, también se mete en el tema y nos recomienda varias mezclas para pasar la ola de calor. Así que sigue apuntando:

 Una tostada de pepino. Sí sí, como lo oyes. Corta el pepino en rodajas gruesas y colócalas de tal forma que parezca una tostada. Encima, echa aceitunas picadas, cebolla en cuadritos, cilantro, limón, orégano, y ricottaVoilá! Un plato de 10 para estas fechas que además, “ayuda a disminuir la retención de líquido por las propiedades hidratantes del pepino”, dice Stefy.

– Ensalada de quinoa con apio, pepino, limón, aguacate, tomate y cebolla. Esta mezcla tiene truco: son verduras con gran contenido de agua, y además con mucha vitamina C y E, ideal para tener una acción antioxidante. “En verano la oxidación de nuestras células y el envejecimiento progresivo de los tejidos aumenta por los rayos solares, así que hay que ser aún más precavido”, advierte la nutricionista.

 –Apio. Otro snack con muy pocas calorías y que sacia muchísimo el apetito (recurre a él antes de un atracón). Además, es un remedio natural frente a la acidez: “gracias a su contenido en agua, ayuda a neutralizar el ácido estomacal”, señala la experta.

Y antes de acabar, un apunte interesante es también conocer qué deberías evitar. La respuesta es sencilla: todo tipo de comidas con alto contenido en sal. ¿Y dónde lo encuentras? En los alimentos en conservas y procesados, una gran fuente de sodio. Y ojo porque otro de los grandes aportes de sal viene… ¡del pan! “Sobre todo porque lo consumimos bastante y a diario”, aclara Gabriela.