Vero, la red rival de Instagram

Vero fue creada por Ayman Hariri, un milmillonario libanés hijo del ex-Primer Ministro de ese país Rafik Hariri. Parte de su éxito radica en la difusión por parte de influenciadores y artistas alrededor del mundo. Vero es una red social que no muestra publicidad y en donde no hay algoritmos ni bots. Esta es la propuesta de Vero, una plataforma para dispositivos móviles Android y iOS que, según algunos medios especializados, promete quitarle el trono a Instagram.

Su popularidad en los últimos días hizo que los servidores de la aplicación colapsaran, por lo que muchos de sus usuarios han experimentado interrupciones en el servicio.

Esta plataforma planea un pago por suscripción a cambio de que los usuarios no reciban publicidad.

Vero ya alcanzó el millón de usuarios y por ahora los usuarios pueden disfrutar el servicio de forma gratuita. Sin embargo, en los próximos días la compañía comenzará a cobrar por la suscripción.

La interfaz de Vero es similar a la de  sus competidores: cada perfil tiene un muro que recopila todas las publicaciones para que otras personas comenten o le den ‘like’. La gran diferencia es que los usuarios no solamente pueden compartir fotografías, como en Instagram, sino que además tienen la posibilidad de publicar enlaces y canciones (la app ofrece una lista de los éxitos del momento, proporcionada por iTunes) y recomendar películas, libros o lugares (a través de Google Maps podrá ver lugares cercanos y hacer búsquedas).

Tiene una sección de colecciones que permite agrupar en un solo lugar sus propias publicaciones y todos los contenidos que otros contactos le envían. Igualmente, es posible filtrar el tipo de post que desea ver de cada persona (por ejemplo, si solo quiere que se le muestre las recomendaciones de películas de un usuario).

La sección de amigos está dividida en varias categorías para que cada persona clasifique a sus contactos: amigos íntimos, amigos, conocidos y seguidores.

Pero tal vez el aspecto más fuerte de esta aplicación ha sido su política de no ofrecer publicidad a los usuarios, lo que permite que solo se muestre lo que la persona quiere ver.

Vero se basa en un modelo de suscripción en el que, dicen sus creadores, consideran a “los usuarios como clientes, y no como productos que se venden a los anunciantes”.

Eso quiere decir que es necesario pagar una cuota anual para disfrutar del servicio a cambio de que no se altere el orden cronológico ni el tipo de contenido que se muestra.

La red social había anunciado que el primer millón de suscriptores tendrían acceso a gratis de por vida. Sin embargo, dadas las interrupciones del servicio, el beneficio se extendió a todos los usuarios hasta nuevo aviso.

En las próximas semanas la compañía publicará la fecha de inicio del pago y el precio de las suscripciones.

Pero además de este cobro individual, Vero recauda una tarifa de transacción a los comerciantes que venden a través de su sección “Comprar ahora”, que permite a los creadores y a las marcas ofrecer productos directamente desde las publicaciones.

Según la red social, la información que se recopila de los usuarios, como el número de teléfono, la cuenta de correo electrónico, nunca estarán visibles para otros usuarios.