Por qué Amazon se gastó más de US$1.000 millones en un startup de timbres inteligentes

Amazon es la reina indiscutible del comercio electrónico. Pero ahora se ha propuesto revolucionar el mundo de las entregas a domicilio, y no escatimó en gastos a la hora de invertir en una nueva tecnología que lo haga posible.

La empresa de Jeff Bezos, el multimillonario dueño del gigante de internet confirmó este martes que acaba de cerrar una de sus compras más voluminosas con la adquisición de Ring, un fabricante de timbres inteligentes por el que ha pagado más de US$1.000 millones.

Se trata de un startup dedicada a la creación de timbres conectados a una red de conexión wifi que te avisan si hay alguien llegando a casa.

Esta tecnología despertó el interés de Amazon, que ha visto en este sistema una forma innovadora —y tal vez más segura— de entregar los paquetes a domicilio a sus clientes… aunque no estén en la casa.

Los timbres inteligentes de Ring utilizan un detector de movimiento que envía información directa al celular del usuario, primero con una alarma y después con un video que muestra imágenes en directo de la entrada de la casa.

De esa manera, el usuario puede saber lo que ocurre, aunque no se encuentre allí, a través de una aplicación en su teléfono.

La herramienta, equipada con micrófonos y parlantes, permite también interactuar con la persona que se encuentra al otro lado de la línea.

Tiene un campo de visión de 180 grados, 10 metros de alcance, visión nocturna, y una batería recargable que dura un año.

Este producto podría resultarle muy útil a Amazon para su nuevo servicio, Amazon Key (llave en inglés), que pondrá en marcha, de momento, en 37 ciudades de Estados Unidos, y que permitirá a los repartidores abrir la puerta de los domicilios de sus clientes.

Para ello, usará cámaras de seguridad —que Amazon ya adquirió— pero también una suerte de “cerrojo inteligente”. Y es ahí donde entra en juego la tecnología que elabora Ring.

Ring fue fundada en Santa Mónica, California, en el año 2012. Su nombre inicial fue Bot Home Automation y más adelante fue cambiado por Ring.

Su inventor y actual director ejecutivo, Jamie Siminoff, se dio cuenta que no podía escuchar el timbre desde el fondo de su casa o cuando alguien tocaba la puerta, y se le ocurrió modernizarlo conectándolo a la wifi y poniéndole una cámara para poder verlo desde su computadora.

La empresa tiene ahora más de 2.000 empleados y cerca un millón de clientes.

Un vocero de Amazon declaró que Ring ayudará a sus clientes a mantener sus hogares “a salvo y seguros”.

“Los productos y servicios de Ring han recibido buena recepción entre los consumidores desde su inicio. Nos emociona poder trabajar con este talentoso equipo y ayudarles en su misión de mantener nuestras casas seguras”, le dijo a la agencia de noticias Reuters.

Responsables de Ring dijeron que trabajar con Amazon les permitirá “crecer todavía más”. Desde la compañía aseguran que su sistema ayudó a reducir hasta un 55% los robos en Estados Unidos.

En su sitio web explican que su misión es “reducir el crimen en los barrios con soluciones asequibles”.

Amazon quiere ser una de las primeras en liderar esta nueva tecnología. De hecho, la empresa pagó recientemente US$90 millones por Blink, una empresa que fabrica cámaras de seguridad, cuyo sistema podría serle útil en sus entregas a domicilio.