¿Porque es importante meditar?

La meditación es un hábito poderosísimo y que recomendamos ampliamente. Aunque lo llamemos hábito, en realidad es un estado del ser. Cuando empieces a meditar constantemente, habrás comprendido por que sugerimos con tanto énfasis y pasión que medites, ya que comenzarás a percibir el cambio en ti, y posteriormente en lo que manifiestas. Te cambiará la vida porque meditar permite que tu energía esencial fluya a través de ti.

La meditación consiste principalmente en alcanzar un estado de relax tranquilidad en el que cuerpo, mente y espíritu estén en sintonía y toda la concentración y energía se focalice en uno mismo, prescindiendo de cualquier estímulo proveniente del mundo exterior.

uno de los principales beneficios que brinda la meditación es la posibilidad de conocerse uno mismo mejor dicho, conocerse más profundamente, acceder a sensaciones, tanto físicas como emocionales, que creen un vínculo mucho más fuerte con el yo interior, obteniendo así una mejor inteligencia emocional, un equilibrio en el carácter y una mayor comprensión de los objetivos y motivaciones que nos mueven diariamente.

Meditar expande tus chacras (centros energéticos), eleva tu frecuencia vibratoria y tu nivel de conciencia. Facilita el desarrollo de tu intuición y te permite tener mayor claridad y mejor juicio. Dentro de ti están todas las respuestas a todas tus preguntas. Sólo necesitas hacer silencio y escuchar. Callar la mente y escuchar con los sentidos internos. Por lo tanto, te hace estar más conectado con tu propósito de vida y te permite ir descubriendo quién eres realmente.

Los cambios que se producen en la actividad cerebral durante la meditación también permitirán que los procesos de pensamiento o de solución de problemas que se deban enfrentar se aborden desde un nuevo lugar más creativo, así como también alcanzar distintos niveles de consciencia que pueden desembocar luego, mediante la práctica regular de la meditación, en cambios positivos en el carácter o menor propensión al estrés, el enojo o la depresión.