El trabajo prohibido para portadores de “green card” y visas laborales

Esta nueva disposición, afirman, “es una decisión política”

La Oficina de Censos de los Estados Unidos ya se prepara para realizar la encuesta en 2020 que permitirá conocer la población en el país, pero en esta ocasión, a pesar de dificultades de lenguaje, el gobierno federal prohibió la contratación de residentes permanentes y personas con visas de trabajo.

Eso a pesar de que dichas personas han demostrado ser útiles a la hora de tocar la puerta y enfrentarse con alguien que no habla inglés o se expresa deficientemente en este idioma, confirmó una fuente de la Oficina al Washington Post.

“Dichos empleados representaron un pequeño porcentaje de personas contratadas para el último conteo”, indica el diario que destaca el valor de ser bilingües. “Han sido vistos como cruciales para llegar a comunidades inmigrantes difíciles de contar, cuyos miembros podrían no entender o confiar en el proceso, y donde las tasas de respuesta son típicamente más bajas que la población general”.

La decisión no estaría violando ninguna norma, ya que el gobierno federal no puede contratar a no ciudadanos, pero la Oficina de Censo había pedido un permiso especial a la Oficina de Administración de Personal, a fin de contar con personal bilingüe.

La determinación de impedir la contratación se dio el martes, según informó la fuente, que trabaja en el Departamento de Comercio y que está familiarizada con los asuntos de la Oficina del Censo cuya planeación para el ejercicio de 2020 va muy avanzada. Ese ajuste podría afectar el conteo de poblaciones de inmigrantes.

Entre el personal de las oficinas mencionadas, el anuncio fue visto como un movimiento político, dijo la fuente, y agregó: “El sentimiento fue que esto va a suceder, y sí, es por la administración”