Miles de Salvadoreños en la mira de Trump

La administración de Trump tiene hasta el día lunes para anunciar una de las decisiones de inmigración más importantes: extender una forma de residencia provisional conocida como Estatus de Protección Temporal (TPS) para unos 200,000 salvadoreños que han vivido en Estados Unidos desde el 2001. Tanto el Departamento de Seguridad Nacional como la Casa Blanca han señalado durante meses que están decididos a poner fin a las protecciones TPS como una cuestión de principio, lo que podría obligar a los salvadoreños a abandonar o enfrentar la deportación si no encuentran otra forma de obtener la residencia legal.

Un alto funcionario del DHS dijo el jueves que el secretario de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, aún tiene que tomar una determinación, pero que la agencia tendría un anuncio antes del plazo del lunes.

En noviembre del año pasado, el DHS finalizó TPS para 60,000 haitianos que llegaron después del terremoto de 2010, otorgándoles un período de gracia de 18 meses. Se espera que Nielsen haga lo mismo con los salvadoreños, aunque su gran número, y el hecho de que hayan estado en Estados Unidos por mucho tiempo, hace que la decisión sea aún más importante.

El Congreso creó el TPS en 1990 para eximir a los extranjeros de la deportación si el poder ejecutivo determinaba que los desastres naturales o los conflictos armados volvían a sus países demasiado inestables o inseguros.

Funcionarios de DHS dicen que le corresponde al Congreso encontrar una solución a largo plazo. Pero los expertos dicen que las propuestas para crear un camino para que los beneficiarios de TPS obtengan otra forma de residencia legal a largo plazo se incluirán en el rencoroso debate sobre la decisión de Trump de cancelar la Acción Diferida para Llegadas en la Infancia (DACA).

Los salvadoreños son el grupo más grande de receptores de TPS. Se les permitió quedarse después de un par de terremotos en 2001, y su residencia provisional ha sido renovada por 18 meses desde entonces.
El mayor número de receptores de TPS salvadoreños vive en el área de Washington, seguido de Los Ángeles, Nueva York y Houston, según los estimados. Los funcionarios de Trump han dicho que se ha abusado de la intención “temporal” de TPS y que el programa nunca fue concebido como una forma para que los inmigrantes extranjeros obtengan residencia a largo plazo después de venir ilegalmente o quedarse más tiempo de lo debido.

Dicen que la decisión de extender el TPS debe tomarse sobre la base de si aún existen justificaciones iniciales para la protección, señalando que Estados Unidos ya envía decenas de miles de deportados a El Salvador cada año.

En noviembre, el Departamento de Estado le dijo al DHS que las condiciones en Centroamérica y Haití habían mejorado y que el TPS ya no estaba justificado. DHS puso fin al TPS para 2,500 migrantes nicaragüenses poco después, pero la entonces secretaria en funciones Elaine Duke otorgó una extensión de seis meses a 57,000 hondureños, frustrando a los funcionarios de la Casa Blanca que querían que ella finalizara el programa.

Los defensores de los inmigrantes rechazan esa afirmación, señalando la violencia crónica de pandillas y las tasas de homicidios en El Salvador que se encuentran entre las más altas del mundo. También advierten sobre el impacto potencialmente desestabilizador de 200,000 personas que regresan a casa, una cantidad equivalente a aproximadamente el 3 por ciento de la población de El Salvador.

El país depende en gran medida del dinero en efectivo enviado a casa por los salvadoreños que viven en el extranjero: un récord de $ 4,5 mil millones en 2016, equivalente al 17,1 por ciento del producto interno bruto del país. El ministro de obras públicas de El Salvador, Gerson Martínez, candidato presidencial del gobernante partido FMLN, dijo que el gobierno ha intentado advertir sobre el daño potencial que podría causar la finalización del TPS:
“Hemos tenido una diplomacia muy activa tratando de hacer que las autoridades de los Estados Unidos vean las consecuencias que una eventual decisión de este tipo podría tener”, dijo Martínez en una entrevista.