Las mejores vitaminas para el invierno

No hay duda de que el invierno ya está aquí. Con él, las temperaturas bajan y también nuestras defensas. Nuestro sistema inmunitario se debilita, por lo que es mucho más fácil que uno se tenga resfriados, gripes y otras enfermedades. Te vamos a recomendar las vitaminas que tienes que tomar para estar saludable este invierno.

La vitamina A es un antioxidante natural y ayuda a proteger la mucosa. Esta vitamina sirve para fortalecer nuestro sistema inmunológico. La vitamina A aumenta las defensas del organismo, pues ayuda a proteger los posibles puntos de entrada de infecciones. Puedes encontrar la vitamina A en las verduras de color amarillo, naranja y rojo (zanahoria, calabaza, zapallo y melón, entre otros); también la aportan alimentos de origen animal como el hígado.

La vitamina C es necesaria para el crecimiento y la reparación de tejidos del cuerpo. La vitamina C es un potente antihistamínico natural que previene y combate enfermedades tan comunes como el resfriado. También te ayuda a combatir contra bacterias y virus e infecciones. La vitamina C se encuentra en todos los cítricos como las naranjas, la piña, los frutos rojos, la sandía, el mango, el kiwi, los pimientos y las verduras de hojas verdes y oscuras.

La vitamina E, un potente antioxidante ayudar a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Esta vitamina es crucial en la producción de glóbulos rojos y en reforzar su resistencia Está en las semillas de girasol, almendras, espinacas, lechuga, aguacate y avellanas.

La vitamina B ayuda a reforzar el sistema inmune y crea nuevas células para el cuerpo. intervienen en el metabolismo energético, ya que permiten obtener la energía de los alimentos, ayudan a mantener la salud del cabello, piel y uñas, e incluso previenen problemas de memoria. Se encuentra en los cereales integrales, verduras de color verde, legumbres y hongos.

La vitamina D promueve el crecimiento y mineralización de los huesos y los dientes. Aumenta la absorción intestinal de calcio. Así mismo ayuda a prevenir infecciones y es necesario para la reproducción, entre otros factores. Los pescados grasos, como el salmón, el atún y la caballa se encuentran entre las mejores fuentes de vitamina D. El hígado vacuno, el queso y la yema de huevo contienen cantidades menores.