¿De verdad los zumos verdes desintoxican?

Las Navidades están a un paso y muchas, previendo lo que se nos viene encima, ya estamos pensando en hacer alguna dieta depurativa, aunque hayamos pasado el resto del año poniéndonos hasta arriba de todo aquello que engorda.

Si te has marcado este propósito por adelantado; es decir, antes de que enero caiga a plomo, bien por ti, pero ten en cuenta esta premisa: el verde es un color precioso, aunque no siempre es sinónimo de “saludable”.

¿De verdad un batido de frutas y verduras puede depurar el cuerpo?

Lo cierto es que existen pocos estudios científicos o presentan resultados poco relevantes, sobre la capacidad de detoxificación de estos planes de alimentación. Sin embargo, no podemos obviar el relato de muchos pacientes que refieren una notable mejoría de su estado de salud, físico y emocional, durante y después de estos programas, algo que podría estar relacionado con la suspensión de alimentos procesados o ricos en grasa y azúcares añadidos.

¿Entonces, cómo podemos limpiarnos por dentro?

El riñón y el hígado, en condiciones normales y ausencia de patologías, ya llevan a cabo estas funciones de manera eficaz en el organismo. El sodio, el potasio, el magnesio y otras sustancias se encuentran dentro de unos rangos concretos en nuestro cuerpo y contamos con rutas celulares que se encargan de mantener lo que se llama homeostasis, es decir su equilibrio.

Conclusión, si te apetece o te gusta, no te cortes, tritura hojas verdes como si no hubiera un mañana, pero hazlo con responsabilidad, esto es, dentro de una dieta equilibrada, sin saltarte comidas ni prescindir de alimentos (léase, nutrientes) básicos para el cuerpo. Grábatelo: los atajos para llegar al peso ideal nunca funcionan.