Cómo actuar ante una crisis de ansiedad

ANSIEDADPese a que según una encuesta realizada por el Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO) solo uno de cada cuatro españoles sufre ansiedad, ed la realidad es que un tercio se medica para combatirla.En este sentido, los expertos recuerdan que los ansiolíticos pueden ocasionar importantes efectos secundarios tales como dependencia y somnolencia diurna.

 “Los medicamentos ansiolíticos utilizados habitualmente para la ansiedad pueden ocasionar sedación y pérdida de atención durante el día, lo que supone un riesgo de accidentes laborales y de tráfico”, advierte el psicólogo Fernando Miralles, miembro de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS).

En su lugar se recomienda el uso de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como la rhodiola, eficaz para la ansiedad ocasional, y acudir a un psicólogo o a un médico cuando sea más continuada.

Según una encuesta, las mujeres sufren más ansiedad que los hombres, aunque por otra parte “disponen de más herramientas culturales para combatirla y buscan ayuda con más facilidad, aspectos que han incidido en la mayor resistencia de ellas ante la crisis”, comenta el profesor Miralles.

Asimismo, las mujeres también se medican más que los hombres (seis de cada diez frente a uno de cada diez varones), mientras que los problemas económicos, laborales y familiares son las principales causas de los cuadros de ansiedad.

Los episodios de este trastorno son mayores en los parados (42%) y en las amas de casa (31%), seguidos de los trabajadores por cuenta propia (casi un 27%) y de los retirados o jubilados.

Sin embargo, los síntomas se manifiestan de distinta manera según cada persona: preocupación, necesidad de beber, comer y fumar en exceso o inseguridad son los más repetidos.

“En el caso de las mujeres también son muy frecuentes los síntomas como los pensamientos negativos o las molestias en el estómago”, indica el psicólogo.

El sudor, los temblores, las palpitaciones, la aceleración cardíaca o los movimientos repetitivos también son indicativos de que algo va mal.

Cuando la ansiedad es continuada se recomienda acudir al psicólogo, mientras que si es ocasional se puede acudir a la farmacia a pedir consejo sobre los preparados de plantas medicinales.

Muchas de estas plantas tienen “propiedades sedantes, ansiolíticas y mejoradoras del sueño, y presentan como ventaja que su utilización no provoca los efectos secundarios de los fármacos ansiolíticos de origen sintético”, asegura Teresa Ortega, profesora de Farmacología de la Universidad Complutense de Madrid y vicepresidenta de INFITO.

En la farmacia podemos encontrar preparados de plantas medicinales que consiguen reducir la ansiedad y la fatiga física sin provocar somnolencia.

Un buen ejemplo es la rhodiola, “especialmente útil en situaciones que requieren mantener la concentración, como en periodos de exámenes, competiciones deportivas o cuando hay un intenso trabajo”, explica Ortega.

En cambio, “otras plantas, además de reducir la ansiedad, pueden emplearse para ayudar a conciliar el sueño, como la valeriana, la melisa, la pasiflora y la amapola de California”, concluye.