Como proteger a tu mascota en este invierno

9

Es común pensar que los animales, especialmente los que tienen pelo, no pasan frío porque están “diseñados contra las bajas temperaturas” pero, en realidad, no es así. Al igual que sus dueños, los perros tienen frío o calor y necesitan pequeños cuidados extras para sobrellevar mejor el invierno. Hay técnicas y cosas que pueden hacer sus dueños para suavizar el cambio de temperatura.

Si tu perro duerme fuera de casa, lo primero que debes hacer cuando empiece a venir el frío es comprobar que tiene un sitio cubierto como puede ser su casita, y que dentro de ella hay algún cojín o alguna manta para que cuando duerma o esté descansando, no tenga que tocar la madera o el plástico frío.

Respiración y movimientos lentos. Si observas que tu can respira más despacio de lo normal o, incluso, que tiene dificultades para hacerlo es posible que tenga frío y se esté resfriando por ello. Asimismo, a este signo se le puede sumar una movilidad ralentizada debido a una rigidez muscular provocada por las bajas temperaturas.

Si tienes un perro con mucho pelo, evita cortárselo durante el invierno. Su pelaje es su mejor aliado, y aunque te parezca que tiene demasiado solo debes cortarlo a partir de la primavera. Piensa que para tu perro su pelo es parecido a lo que es un abrigo para ti, eso sí cuida su pelaje peinándolo periódicamente para evitar los nudos, ya que estos hacen que el animal no esté tan bien aislado

En perros que no tienen pelo, fíjate mucho en sus orejas y en su cola. Si ves que están muy frías, secas, duras, rojas, blancas o grises, podría haber ocurrido un congelamiento. Para ello envuelve las extremidades del perro en mantas o toallas para calentarlas gradualmente, y consulta a tu veterinario inmediatamente.

Para combatir el frío de nuestras mascotas, lo más importante, aunque parezca obvio, es taparlos. La ropa para perros no debería tomarse como un simple capricho de moda de sus dueños, es una obligación para los dueños si queremos preservar a nuestras mascotas de los problemas de salud que provocan las caídas de las temperaturas.

Otra opción complementaria son las botas para perros, que les ayuda a que sus patas no entren en contacto con la sal, que es irritante, y con la nieve. De este modo estarán mucho más preparados para los paseos en el exterior durante los meses más fríos.