Detienen en México un camión en el que viajaban hacinados 150 inmigrantes centroamericanos, incluidos decenas de niños

2

El vehículo no tenía distintivo de ninguna empresa y llamó la atención de los agentes. Al abrirlo encontraron a los inmigrantes que viajaban amontonados sin medidas de seguridad ni ventilación. El conductor y su acompañante fueron arrestados.

Autoridades mexicanas informaron este martes que detuvieron a más de 150 migrantes, entre ellos 49 menores, que eran transportados en un camión de carga en “condiciones inhumanas”.

Los migrantes procedían de Guatemala, El Salvador y Honduras, principalmente, aunque también había de otros países como Ecuador.

El camión fue localizado en la carretera Cárdenas-Villahermosa, a la altura del municipio de Cunduacán, en el estado de Tabasco, cuando se dirigía al interior del país para continuar rumbo a Estados Unidos.

La Procuradia General de la Republica  informó que el conductor y su acompañante fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público Federal.

“Es una muestra de cómo los migrantes han tenido que optar a medidas más peligrosas para poder transitar libremente”, indicó a Univision Noticias José Vázquez del albergue para migrantes Hermanos en el Camino.

Sin ventilación

Agentes federales dieron el alto al vehículo que no tenía logotipo y al abrir la parte de trasera se encontraron los 153 inmigrantes que viajaban sin las medidas básicas de seguridad, ni ventilación, igual que sucedió el pasado verano con otro camión que fue hallado en San Antonio, Texas, que trasladaba a un grupo de 38 inmigrantes dentro de un camion, diez los cuales murieron por asfixia.

Este suceso conmocionó a la población de la localidad texana y puso de manifiesto las nuevas formas en las que los inmigrantes arriesgan su vida por el anhelo de un futuro mejor.

La Procuraduría mexicana informó que tras su liberación los inmigrantes quedaron a disposición de autoridades migratorias en Villahermosa.

El aumento de medidas para interceptar inmigrantes indocumentados que buscan iniciar una vida en otro país les ha empujado a recurrir a alternativas como pagar entre 1,000 y 6,000 dólares para poder cruzar, aunque lo hagan de esa manera.

Las ONG y los albergues que dan cobijo a estos inmigrantes reportan casos como el de Alexander González de 15 años, que caminó 5 días para esconderse y evitar ser detenido.

“Sí, tengo miedo”, reconoce. Llegó con los pies destrozados a un albergue en México, pero tiene la esperanza de poder cruzar a Los Ángeles y reunirse con sus padres.

Los inmigrantes esperan unos días a recuperarse para continuar su travesía de más de 2,300 millas y 30 días de viaje.