Consejos para poder dormir mejor….

7

Todos sabemos que es muy importante dormir para ayudar a nuestro cuerpo a descansar de haber pasado todo el día trabajandoEl sueño ayuda a que las células se regeneren, a recuperar la energía perdida durante el día. Para que nuestro sueño sea realmente reparador debe ser continuo y tranquilo, esto se puede lograr con los siguientes consejos para dormir mejor.

Dormir en completa oscuridad o con el mínimo de iluminación que sea posible ayuda a que ciertos ciclos vitales ocurran adecuadamente. Pero la oscuridad también le ayuda a saber a nuestro cuerpo que es hora de descansar y permite que entre en un estado de profundo sueño mucho más rápido. Quienes intentan dormir con alguna luz pueden sufrir ansiedad y dificultades para mantenerse dormidos durante 7 u 8 horas seguidas.

Los expertos recomiendan cenar al menos 90 minutos antes de ir a dormir, una comida que no provoque una digestión pesada. Igualmente aconsejan no acostarse con hambre. Tampoco le ayudaría en el descanso. Al cenar, mejores alimentos que cumplan la doble condición de ligeros y ricos en triptófano, un aminoácido asociado a la producción de la melatonina, la hormona del sueño mencionada en el anterior punto. Los dulces, evitarlos. Pueden producir picos de glucemia que después se convertirá en hipoglucemia, lo que no permite descansar bien. Por otra parte, también se recomienda evitar las bebidas excitantes, como los refrescos de cola, el café y el té.

Para conseguir dormir bien necesitamos organizar nuestro sueño y hacerlo de forma responsable. Hay que irse dormir a la misma hora cada día y despertarse también a la misma hora, en la medida de lo posible. Entrenar a nuestro cuerpo de cara al sueño hará que nos durmamos también más rápidamente y nos despertemos más frescos.

El ejercicio es un factor que nos ayuda a mantenernos en forma y mejorar nuestra salud, pero también nos permite dormir mejor. Esto se debe a que ayuda a que nuestro cuerpo se relaja con mayor facilidad. Se recomienda realizar ejercicio durante la mañana, aunque existen algunas opciones tranquilizantes para la noche, como ciertas clases de yoga o meditación.

Quedarse en la cama tras 20 minutos de haberse ido a dormir es un indicador de que no estamos relajados y por tanto, nos va a costar quedarnos dormidos. Levántate, ponte a leer un poco, y luego vuelve a la cama. Dar vueltas y vueltas en la misma durante horas no acelerará el proceso.