Como cuidar tu dieta en estos días festivos

4

Es claro que cuando asistimos a una fiesta muchas veces la calidad de la comida, así como la cantidad que consumimos no es igual a lo que habitualmente estamos acostumbrados, sin embargo, es posible cuidar nuestra dieta y la salud sin dejar de disfrutar de un evento social.

Cuida las calorías líquidas: las bebidas azucaradas o con alcohol pueden ser tu elección en una fiesta, pero es conocido que los líquidos no producen saciedad y pueden aportarnos calorías vacías sin que nosotros disfrutemos de su ingesta. Por eso, prioriza las calorías líquidas y escoge lo que más te agrada, una vez escogido un trago, la cerveza, el vino, el champagne o los refrescos, procura ser consciente de la cantidad a ingerir y no excederte, sobre todo, con las bebidas alcohólicas.

Retira la grasa visible: en el caso de las carnes, puedes quitarle la piel al pollo, la grasa que rodea a un trozo de carne asada o incluso, evitar los aderezos ricos en grasas en el plato, de manera de comer un poco más liviano y saludable.

Empieza por lo que más te gusta: si tienes para escoger qué comer entre diferentes platillos, lo ideal es comenzar por lo que más te gusta, pues si reprimimos los deseos de comer aquello preferido por sus calorías, grasas o azúcares, remataremos comiendo “de todo” y más cantidad de aquello que no nos gusta tanto, sin lograr satisfacer los deseos de comer nuestro alimento escogido

Come como en un día normal: no acumules hambre saltando comidas para poder comer más en la fiesta, pues eso sólo te llevará a descontrolar tu ingesta de alimentos. En cambio, si realizas todas las comidas como en un día normal, más te aproximarás a la moderación en el evento.

Vivir plenamente la fiesta. Dejar de centrar la atención en la comida, la bebida y los postres. Las fiestas son un deleite por la compañía y el ambiente. Es una época muy especial que va más allá de los placeres culinarios.

 

¡Disfrutar, bailar y reír!