El 75% de la miel del planeta contiene rastros de pesticidas usados contra las abejas

6

Un nuevo análisis de muestras de miel de abeja de diferentes partes del mundo detectó que en el 75% de los casos este producto posee rastros de pesticidas tóxicos.

Esto sugiere que las abejas que la produjeron también podrían estar contaminadas, lo que significa una amenaza a la supervivencia de estos pequeños insectos.

Aunque es verdad que estas no son malas noticias para quienes consumen miel -pues las concentraciones detectadas están por debajo del límite considerado seguro por la FDA y la Unión Europea-, sí son malas nuevas para las abejas y abejorros y para los agricultores del planeta.

Estos animales intervienen en la polinización de más del 90% de los 107 cultivos más importantes existentes sobre la Tierra. Su ausencia tras la exposición crónica a estos pesticidas llamados neonicotinoides, sería percibida en todo el mundo.

Basados en una compleja reformulación de la nicotina (la misma de los cigarrillos), los neonicotinoides fueron considerados como una maravilla de la química moderna pues por su aparente capacidad para discriminar entre insectos malos y buenos para la planta y por ser inofensivos para los mamíferos.

Sin embargo, está demostrado que su presencia también es una de las variables que contribuyen al declive de las poblaciones. Como medida de precaución, la Unión Europea los prohibió desde 2013, pero este año deben reevaluar la medida.

El estudio

Para llegar a estas conclusiones, se evaluaron 198 muestras de miel de todas partes del mundo y midió en ellas la concentración de neonicotinoides.

Los investigadores detectaron que el porcentaje de miel con residuos es mayor en las muestras procedentes de Norteamérica (86%), Asia (80%) y Europa (79%). La miel con menores concentraciones de pesticidas corresponde a América Latina (57%) y Oceanía (64%). El análisis fue publicado este jueves en la revista Science.

La cantidad de pesticida promedio detectada en las muestras contaminadas fue de 1.8 nanogramos (ng) por gramo de miel. El neonicotinoide más detectado en el 51% de las 198 muestras, se llama el Imidacloprid y es desarrollado por la empresa Bayer, pero se comercializa bajo diversos nombres.

Chris Connolly, experto en neurobiología de la Universidad de Dundee dijo a la agencia AFP que estos números son alarmantes. “Los niveles hallados son promedios basados en la miel producida a lo largo de toda la temporada y son suficientes para tener un efecto negativo en cualquier insecto polinizador”.

No es la primera vez que se alerta de la relación de pesticidas y abejas. En abril de 2015, otro estudio publicado en Nature ya había demostrado que los insectos polinizadores ya prefieren néctar con dos de los tres principales pesticidas modernos que sin ellos.

La autora del hallazgo Geraldine Wright, de la Universidad de Newcastle, explica que la comida con neonicotinoides es más gratificante para las abejas. Así como la nicotina actúa sobre ciertos receptores de las neuronas en el cerebro humano, los neonicotinoides también afectan esos mismos receptores en las abejas.

Consultado sobre estudios revelados en junio pasado sobre la relación entre estos pesticidas y las abejas, Richard Schmuck, director de Seguridad Medioambiental de CropScience, una división de Bayer, dijo al diario español El País “seguimos convencidos de que los neonicotinoides son seguros cuando se usan y se aplican de forma responsable”.

 

Univision