La votación de electores sube en las elecciones de la ciudad de Minneapolis, pero todavía necesita trabajo

Asia Torbert tiene ideas para lo que la ciudad podría hacer mejor en el norte de Minneapolis. Ella quiere más actividades dirigidas a los niños de 10 a 14 años y quiere que la policía tome más “tiempo y consideración” al tratar con los residentes.

Pero ella no ha estado prestando atención a las elecciones de Minneapolis que vienen en noviembre, y eso es común – en el norte de Minneapolis y en toda la ciudad.

“Realmente no veo esas cosas”, dijo Torbert, de 27 años, de pie frente al salón de belleza donde trabaja en Lowry Avenue. La gente no habla de eso.

La participación electoral en las elecciones de Minneapolis ha aumentado drásticamente en los últimos 12 años, pero sigue siendo baja. Sólo un tercio de los votantes registrados acudieron a las urnas para elegir un alcalde y consejo en 2013, con una alta concentración de la votación procedente de las partes más ricas y blancas de la ciudad.

Este año, con varios aspirantes serios a la alcaldía, ocho competiciones competitivas del consejo y un electorado local tal vez estimulado a la acción por la victoria de Donald Trump en noviembre, los candidatos y los funcionarios del partido esperan que la participación vuelva a subir en noviembre.

Cuánto sube dependerá de hasta qué punto una minoría indiferente de Minneapolitanos puede ser persuadida a preocuparse por lo que sucede en el Ayuntamiento.

“Creo que más gente está prestando atención a las elecciones locales.He oído de los votantes que están cansados ​​de la parálisis a nivel federal y estatal, y ven el progreso que sucede en la ciudad”, dijo Lisa Bender, que fácilmente ganó el endoso DFL para la reelección en Uptown y los barrios al este del lago Calhoun. “Pero todavía tenemos mucho trabajo que hacer.”

Tranquila sobre el Norte

La participación aumentó más del doble de 2005 a 2013, y aumentó en todas partes de la ciudad. Pero la participación sigue siendo desigual.

Más de un tercio de los votantes de la última elección de la ciudad provino de las tres salas que corren a lo largo de la frontera sur de la ciudad, una banda de la ciudad generalmente rica y desproporcionadamente blanca. En el distrito 13, que se extiende por el sur y el oeste del lago Harriet, casi la mitad de los votantes registrados fueron a las urnas.

Mientras tanto, la participación en las salas de la Cuarta y Quinta División del norte de Minneapolis fue inferior al 25 por ciento.

Terrence Brown, de 31 años, quien estaba dejando la Biblioteca Regional del Norte en la Avenida Lowry, dijo que sus necesidades y las necesidades de sus vecinos son demasiado apremiantes para involucrarse en lo que se siente como una elección de la ciudad distante. “No hay tiempo para prestar atención a las elecciones”, dijo Brown.

Los problemas del barrio son complicados, dijo, y no hay una solución simple. Los políticos que quieren que más personas participen en el Lado Norte tendrán que hacer un esfuerzo concertado para conectarse con los residentes. “Si quieres involucrar a la gente, tienes que involucrarte con la gente”, dijo.

Stephanie Gasca, una de las tres candidatas para el Consejo de la Ciudad que desafía a Barb Johnson en el Cuarto Distrito, dijo que llamar a la puerta le ha demostrado que aunque muchos no están sintonizados con la política de la ciudad, hay un apetito por el compromiso.

“Hemos encontrado muchas personas que no saben que hay una elección que ocurrirá este año”, dijo Gasca. “He tenido conversaciones con varias personas que han dicho que un candidato al Concejo Municipal nunca ha golpeado en su puerta antes, por lo que la gente está emocionada de hablar y tener a alguien en su puerta que quieran escuchar”.

Energía hacia noviembre

En toda la ciudad dominada por la DFL, hay razones para creer que la energía gastada en la campaña para la alcaldía y las múltiples y duras elecciones en el consejo generarán más votantes en noviembre.

El alcalde Betsy Hodges enfrenta a dos competidores bien financiados, Tom Hoch y el miembro del Consejo Jacob Frey; el popular representante estatal Ray Dehn, quien superó la competencia en la convención de Minneapolis DFL; líderes de alto perfil como Nekima Levy-Pounds y Al Flowers, y una campaña enérgica del joven cineasta Aswar Rahman.

“Creo que tener una carrera disputada en la alcaldía con cuatro candidatos de primer nivel garantizará una participación mayor”, dijo Dan McConnell, presidente de la DFL de Minneapolis.

También hay 43 personas corriendo para el Concejo Municipal, y varias de las carreras prometen estar cerca.

La participación de los caucus del DFL en abril, que preparó el escenario para los procedimientos de aprobación a finales de primavera y verano, fue doble en comparación con hace cuatro años. Algunas campañas, como la de Dehn, están apostando por la expansión del electorado.

La concejala Bender, quien le prestó apoyo a varios candidatos del consejo que desafían a los titulares de la ciudad, dijo que es difícil conseguir nuevos votantes, pero “cuando conecta lo que está haciendo con la vida cotidiana de las personas, no es difícil conseguirlas interesado.”

Dijo que piensa que la participación electoral será mayor este año.

“No estoy seguro de que sea dramáticamente más alto”, dijo Bender, “pero espero que sí”.

 

http://www.startribune.com/voter-turnout-on-rise-in-minneapolis-city-elections-but-still-needs-work/442554113/