Revueltos por incidentes de odio aquí y en el extranjero, los musulmanes de Minnesota toman nuevas precauciones

108

En su mezquita del sur de Minneapolis, Imam Sa’ad Roble ha ampliado sus sermones últimamente con un nuevo mensaje: No permanezca fuera del edificio después de rezos de la medianoche. No camine solo después de oscurecer. Sepa a quién puede llamar en una crisis.

La advertencia de Roble es sólo una muestra de las extraordinarias precauciones que los musulmanes de Minnesota están tomando mientras reaccionan ante una serie de inquietantes incidentes recientes, incluyendo el ataque mortal de este mes fuera de una mezquita de Londres y el Portland, Oregon, apuñalando a dos hombres que llegaron a la Defensa de una mujer musulmana.

A través de las Ciudades Gemelas, otros reportan una depresión en la asistencia a los servicios de oración, y las autoridades federales de aplicación de la ley están aumentando los esfuerzos de extensión a la comunidad somalí. Basim Sabri, patrón del centro comercial Karmel, donde se encuentra la mezquita de Roble, ha contratado más guardias de seguridad.

“Nunca en mi vida he aumentado la cantidad de personal de seguridad como lo tenemos ahora”, dijo Sabri. “Estamos preocupados, y estamos tomando medidas adicionales para garantizar la seguridad en nuestra comunidad”.

Los temores no están fuera de lugar, según los nuevos datos de la delincuencia obtenidos por el Star Tribune. Las agencias policiales estatales reportaron 14 incidentes anti-musulmanes el año pasado, un récord. Más preocupantes, son cada vez más violentas: Casi la mitad de los incidentes del año pasado causaron daños corporales a las víctimas, según cifras del estado, mucho más altas que en años anteriores.

Muchos musulmanes de Minnesota no han sacudido el recuerdo del ataque más grave del año pasado, que tuvo un escalofriante parecido con los casos más recientes de derramamiento de sangre en otros estados. En la madrugada del 29 de junio de 2016, un hombre de 26 años de edad, Lauderdale disparó una bala de balas en un coche que transportaba a cinco jóvenes somalíes cerca de Dinkytown en el sureste de Minneapolis. Dos dispararon en las piernas y una bala perdió golpear a otro en la cabeza. Las autoridades federales investigaron el incidente como un posible crimen de odio, y este mes un juez del condado de Hennepin condenó a Anthony Sawina a 39 años de prisión después de que un jurado lo condenó por nueve cargos de asalto e intento de asesinato en primer y segundo grado.

El barrio popular cerca del campus de la Universidad de Minnesota fue el sitio de más violencia la semana pasada. Hodan Hassan, un practicante de salud mental que una vez sirvió con Roble en la Fuerza de Trabajo Somalí-Americana del estado, dijo que un hombre atacó a su sobrina de 22 años después de seguirla lejos de Mesa Pizza. Hassan dijo que su sobrina, que no quería hablar del ataque, tuvo que ser tratada por una conmoción cerebral y fue hospitalizada por dos noches. La policía de Minneapolis está investigando.

“Desde que ocurrió este incidente, no he estado solo por la noche”, dijo Hassan.

La semana pasada, por primera vez, el Consejo Nacional de Relaciones Americano-Islámicas (CAIR) hizo público su folleto de directrices de seguridad; Durante muchos años distribuyó copias impresas únicamente a los líderes comunitarios. La organización de derechos civiles advirtió a los musulmanes estadounidenses de permanecer vigilantes e intensificar las medidas de seguridad personal durante los últimos días del Ramadán y Eid al-Fitr, una celebración que marca el final del mes de ayuno.

“No creo que hayamos visto este nivel de aprensión en la comunidad estadounidense-musulmana, incluso después del 11-S”, dijo Ibrahim Hooper, uno de los fundadores de CAIR. “Usted no quiere dar a la gente una idea de todas sus medidas de seguridad, pero era tan importante ahora que decidimos ponerlo en su totalidad.”

Orar en casa

En el Centro Abubakar As-Saddique en Minneapolis, una de las mezquitas más grandes del estado, el director ejecutivo Abdullahi Farah dijo que la asistencia disminuyó notablemente después de que un hombre musulmán fue apuñalado cerca y una mujer fue robada a punta de pistola después de oraciones de medianoche. Los incidentes no han sido oficialmente etiquetados como crímenes de odio, pero dejaron a los congregados desconcertados y ansiosos.

“La gente está escogiendo rezar en casa [en lugar de] que en la mezquita”, dijo Farah. Aún así, él y su equipo no vacilan. Ellos contrataron a una compañía de seguridad para patrullar la mezquita durante la noche y han reclutado a un oficial de policía fuera de servicio para ayudar con la seguridad.

Este año la mezquita está considerando nuevas medidas de seguridad, incluyendo un cambio de lugar, para sus oraciones del Eid, que atraen a casi 20.000 congregados. Farah se reunió el jueves con la policía de Minneapolis, y un portavoz del departamento dijo que los inspectores del precinto pidieron patrullas adicionales en áreas que tienen una gran población de musulmanes para el fin de semana.

Los planes para otro evento anual, las oraciones al aire libre del Centro Cultural Masjid Shaafici en el Parque Currie, no han cambiado, a pesar de las peticiones de algunos adoradores para moverlo dentro de este año, dijo Imam Abdighani Ali.

La oficina del abogado de los EEUU en Minnesota también está respondiendo. Los abogados planean reunirse con funcionarios de los Asesores de Seguridad Protectora (PSA) del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos para discutir sobre el alcance en la comunidad somalí local. Aunque los detalles no son definitivos, el PSA podría asesorar a los líderes religiosos locales sobre vulnerabilidades de seguridad en lugares de culto o centros comunitarios y ayudar a recomendar mejoras.

“El cumplimiento de los crímenes de odio [la ley] sigue siendo un componente importante de la oficina”, dijo el abogado interino Greg Brooker. “Tenemos que tranquilizar a la gente, y todavía estamos aquí”.

Funcionarios del FBI en Minneapolis también están planeando una discusión de verano con los musulmanes locales sobre medidas de seguridad después de escuchar múltiples preocupaciones sobre los jóvenes que son acosados ​​en público.

Mientras tanto, el Concilio de Iglesias de Minnesota repetirá su campaña de carteles de jardín “Blessed Ramadan” este año, y reportará un mayor interés en sus reuniones culturales Cross Heart de cada año. Unas 1.300 personas se registraron para cenas multifactoriales de Iftar en 23 comunidades de Minnesota, dijo la Rev. Cynthia Bronson.

“Más personas están diciendo que realmente quiero venir a mostrar mi solidaridad”, dijo. “Quiero que los musulmanes comprendan que no todo el mundo piensa de esa manera”.

“Soy gente normal”

Para otros, incluso parecen ser musulmanes es suficiente para convertirse en un objetivo. Raji Dinka, un estudiante de ingeniería eléctrica de 26 años de la Universidad de Minnesota, conducía a su casa una noche en noviembre pasado después de dejar a un amigo en Blaine, cuando dijo que estaba casi fuera de la carretera por un hombre en una camioneta . El hombre gritó profanidades a Dinka, llamándolo “ISIS” y diciendo “vuelve a África”.

Dinka, que emigró a Minnesota de Etiopía en 2014, es un cristiano. Pero la mirada y las acciones de un extraño, sin embargo, le hicieron sentir que su vida estaba amenazada. Dinka dijo que ahora trata de no aventurarse demasiado lejos de Minneapolis.

-Él no conoce mi historia -dijo-.

Dinka agregó, sin embargo, que fue alentado por la respuesta de un policía de Blaine, que lo consoló después de tomar la salida más cercana y llamó al 911. El oficial le dio a Dinka su tarjeta y se ofreció a escoltarlo a casa.

“No tienes que amarme, pero no me odies,” dijo Dinka. “Sólo soy gente normal, hombre.”

 

http://www.startribune.com/rattled-by-hate-incidents-here-and-abroad-minnesota-muslims-take-new-precautions/430584913/