Randy Moss será enaltecido al Anillo del Honor de los Vikings

15
MINNEAPOLIS - OCTOBER 17: Wide receiver Randy Moss #84 the Minnesota Vikings looks on prior to the start of the game against the Dallas Cowboys at Mall of America Field on October 17, 2010 in Minneapolis, Minnesota. (Photo by Jeff Gross/Getty Images)

EDEN PRAIRIE — Randy Moss contó historias de su juego de revelación en Lambeau Field. Dijo que debía haber explicado su famosa cita “Juego cuando quiero jugar”. Saludó a sus aficionados, aceptó que “me hice odiar por algunas personas”, y agradeció a los propietarios que atestiguaron tanto su amargo divorcio con los Minnesota Vikings como su regreso triunfal esta semana.

Y detrás de todo, mientras Moss reflexionaba sobre su carrera durante una conferencia de prensa improvisada para anunciar su enaltecimiento al Anillo del Honor de los Vikings, estuvo Dennis Green.

Moss se puso emotivo cuando habló del fallecido coach, tomándose casi 30 segundos para recomponerse antes de agradecer a Green por elegirlo N° 21 global en el draft de 1998.

Green, quien falleciera a la edad de 67 tras un ataque al corazón en julio pasado, estaba en los controles durante el eléctrico debut de Moss en Minnesota durante la campaña de 15-1 de los Vikings en el 1998. Este miércoles, Moss lamentó el hecho de que nunca tuvo una oportunidad real de despedirse, al tiempo que agradeció a Green por darle la oportunidad luego de que se deslizó de la parte alta del draft por preocupaciones respecto a su historial legal.

“Tenía seis años de edad [cuando comencé] a jugar este deporte”, dijo Moss. “Realmente no sé por qué fui tratado del modo en que fui tratado en el día del draft, pero coach Green me dio una oportunidad. Y le dije, ‘Coach, no vas a lamentar esto’. Entonces, ¿me preguntas qué le diría? Hombre, probablemente me tiraría a sus brazos y le daría un abrazo. No hay palabras que pudiera expresarle.

“El hombre se fue sin que yo realmente le entregara mi amor y las gracias por lo que hizo por mí y mi familia. Hay muchos equipos allá afuera que pasaron conmigo por motivos erróneos; el coach Green me dio esa oportunidad. Así que cuando todos ustedes aficionados a los Vikings estén sentados allí, viajando al pasado, recordando los equipos en los que jugué… hombre, lo que quieran sentir respecto a mí, lo pueden hacer. Pero si sienten algo bueno por mí, el coach Green me trajo aquí. Y cualesquiera talentos fui capaz de mostrar, él me ayudó a hacerlo. ¿Ves lo emocional que me pongo con él? Estoy muy agradecido por haber cruzado caminos con el coach Green.”

Moss, quien ahora labora como analista de NFL para ESPN, ranquea segundo en la historia de los Vikings con 9,316 yardas en recepciones y tercero con 92 touchdowns. Fue elegido a cinco Pro Bowls en sus primeras siete campañas con los Vikings, pero fue canjeado a los Oakland Raiders antes de la temporada del 2005, y su abreviado regreso al club en el 2010 acabó con Moss siendo cortado un día después de que criticara al entonces head coach Brad Childress y al equipo tras una derrota frente a los New England Patriots.

Los Vikings involucraron a Moss en sus ceremonias previas al segundo partido en el U.S. Bank Stadium, el año pasado. Y cuando Moss estaba en la ciudad por reuniones de trabajo relacionadas al Super Bowl LII en Minneapolis de febrero entrante, el equipo le sorprendió al anunciarle que ingresaría al Anillo del Honor.

“Caminé por el pasillo [en las instalaciones del equipo]; estoy mirando a [Mick] Tingelhoff, estoy viendo a [Cris] Carter, estoy viendo a [Chris] Doleman”, dijo Moss. “Conozco mi historia, conozco a mis jugadores para ser capaz de verlos. Así que cuando salí de la reunión, no había visto mi jersey allí antes.

“Así que cuando salí, dije, ‘Ey, esperen un minuto, ¿acaban de colocar esto aquí?’. No tengo palabras. No sé qué decir, pero lo que sí les diré es, el amor, la pasión que le pongo a este juego… Para algunos, pudo haber sido arrogancia. Pero para mí, simplemente estaba enfocado, porque siempre quise jugar al fútbol americano”.

Los Vikings anunciaron que tanto Moss como Ahmad Rashad, quien jugara para el equipo de 1976 a 1982, serán enaltecidos a su Anillo del Honor esta campaña, uniéndose a 21 jugadores previos. Los dos receptores serán los primeros en ser reconocidos al Anillo del Honor desde la campaña final del club en el Metrodome, en el 2013.

Moss también será elegible para el Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional por primera vez en el 2018, cuando los votantes debatan su candidatura durante la semana del Super Bowl en Minneapolis.

Moss dijo que sería especial ser votado al Salón de la Fama en Minnesota durante su primer año de elegibilidad. Después de que a Terrell Owens le fuera negada su entrada durante su primer año de elegibilidad el año pasado, no obstante, Moss podría tener que sobreponerse a un precedente complicado, al tiempo que responde sobre los aspectos más controversiales de su carrera.

Hizo un esfuerzo este miércoles, diciendo que necesitaba estar más consciente de los aspectos de negocios del fútbol americano cuando fue canjeado, y elogiando a la familia Wilf por ayudar a la construcción del U.S. Bank Stadium el año pasado.

También explicó el comentario “Juego cuando quiero jugar” que realizó en el otoño de 2001, diciendo que debió haber hecho más por aclarar el comentario en su momento.

“Pienso que se ha malentendido a lo largo de los años”, señaló Moss. “Conforme maduras, creces, y creo que realmente debí haber hablado de eso, lo que realmente quise decir. Pero eso está en el pasado. Amo tanto este juego. Sacrifiqué tanto. Realmente, honestamente creo que fui canjeado de aquí porque sólo me importaba el juego de fútbol americano.

“Sé que suena extraño, pero no hice nada fuera del juego de fútbol americano. No socialicé así. Sólo me importaba el fútbol americano, y creo que fue uno de mis peores atributos, tratar de salirme fuera del fútbol americano. Pero ey, es todo lo que sabía. Es lo que crecí creyendo. Y hasta este día, todavía llevo ese mismo remordimiento”.

 

ESPN