Los manifestantes en duelo se enfrentan en Dinkytown sobre el salario mínimo de Minneapolis

89

Grupos de manifestantes en duelo se enfrentaron el lunes a las afueras de Buffalo Wild Wings en Dinkytown en la última salva de un salario mínimo de Minneapolis más alto y si cualquier ley debería hacer una excepción para los trabajadores con propinas.

Alrededor de 35 personas protestaron por lo que dijeron que sería un robo de salarios, y para argumentar que el Consejo Municipal de Minneapolis debe promulgar un salario mínimo de $ 15 que no exime a los servidores, bartenders y otros trabajadores con propinas. Tenían pancartas y varias llevaban las camisas rojas de la coalición.

Justo después del mediodía, unas 50 personas en la luz verde y azul de la coalición Pathway to $ 15 marcharon por la Avenida de la Universidad hacia los otros manifestantes, cantando “¿Cuáles consejos? Una colección de servidores, camareros y algunos propietarios de restaurantes dicen que quieren un salario mínimo de $ 15, pero no para servidores y camareros.

La mayoría de los miembros del Concejo de la Ciudad han señalado que votarán por un salario mínimo de $ 15 sin una propina, y el miembro del Consejo Cam Gordon se presentó para hablar, pero los defensores de ambas partes continuaron presionando. La mayoría de los que estaban allí para oponerse a una propina fueron dirigentes sindicales y organizadores políticos, pero tres de ellos dijeron que trabajan en la industria de la restauración dijo que un salario mínimo de dos niveles abriría a los trabajadores a la explotación.

“Permite lagunas … para que las personas se aprovechen”, Serena Thomas, que ha estado esperando mesas en Spoonriver en el Distrito de Mill desde enero, dijo de una extremidad carveout. “Los consejos son consejos y los consejos no son salarios”.

Thomas, que también es un organizador del Centro de Oportunidades para Restaurantes, una organización nacional de trabajadores, dijo que no es justo que los servidores tengan que depender del capricho del cliente para su sustento, diciendo que incluso en restaurantes elegantes los consejos pueden variar.

“I make pretty good tips some days, and I make pretty bad tips some other days,” she said.

Jennifer Schellenberg, a server at Red Rabbit who organized the counterprotest in favor of the tipped-worker exemption, said too many people don’t understand the ramifications of a blanket minimum wage.

“They say we’ll get $15 and tips will stay the same. That sounds great, but it’s just not how it’s going to work,” Schellenberg said. “They don’t seem to understand how the business runs.”

She said she and other servers “fundamentally agree with $15 now,” particularly for kitchen staff and low-wage workers in other industries, she said, but they think their own wages should be exempt.

“We just don’t want our employers to have to pay us a wage we already make, and drown their business,” Schellenberg said.

The two groups shouted slogans for about half an hour in the sunshine as largely indifferent college students hurried past.

After awhile, both groups marched to the steps at the east end of Williams Arena, then smaller groups broke off to argue the finer points of the issue before they dissipated.

The Minneapolis City Council will likely take up a minimum wage proposal in May or June.

http://www.startribune.com/dueling-protests-face-off-over-minneapolis-minimum-wage/419638673/